Si tienes un negocio o estas por emprender, ten cuidado con no cometer estos errores.
A veces los emprendedores luchan por mantener el equilibrio con los factores que influencian en el crecimiento de la empresa: publicidad, mercadotecnia, calidad de producto, flujo de caja, distribución, cobranza, ventas, insumos y personal; hoy quiero contarte cuales son los principales errores que se cometen al emprender, para que los evites.

¡Que no te pase!

 

1.- No escoger bien a tu socio

Es de los errores más comunes y caer en ello es una verdadera desgracia. Es normal que quieras iniciar de la mano de tu hermano, de tu mejor amiga o tal vez tu pareja, pero no porque se lleven bien significa que al trabajar será igual. Se necesita ser frio para ver con los ojos del negocio ¿Qué va a aportar? ¿tiene habilidades para vender? ¿es comprometido? ¿Si no lo conocieras te gustaría contratarlo? Tal vez conoces a una persona que no te cae exageradamente bien, pero conoce la industria; puede dar mejores resultados que con tu hermano ¿va a aportar con dinero? Sí solamente va a poner dinero se llama socio capitalista y debes tener muy claro que no tendrá participación en el negocio, pero sí en las ganancias.

Has un contrato y dejen los acuerdos por escrito. Trata de ser muy específico. Pon claro las responsabilidades de cada quién y las consecuencias de no cumplir. Esto te ayudará a obligarte a cumplir con tu parte y también a protegerte.

Foto de Pavel Danilyuk en Pexels

 

2.- Pensar que eres grande

Cuando acabas de comenzar tu negocio pero te crees grande, y que pronto llevarás tus servicios o productos a todo el país, tienes entusiasmo, y sueños gigantes. Esta sensación de grandeza provoca que tomemos decisiones adelantadas, por ejemplo, estas poniendo una pastelería y compras el horno más grande a crédito porque en tu proyección de ventas: ¡woow! Te sale que es una excelente estrategia de apalancamiento y podrás liquidarlo en 3 meses.

La realidad es que el mercado es el que marca el ritmo, no haces tantas ventas como proyectabas y finalmente los números en las finanzas se empiezan a desacomodar. La presión por pagar la deuda come el negocio y puede ser tan catastrófico como la quibra.

Ve a pasos hormiga. Toma de la mano a tu negocio y ve con pasos firmes. Despacio porque vas lejos.

3.- No sesgar el mercado

Tratar de venderle a todos y terminar no vendiéndole a nadie. Es uno de las consecuencias mas graves de no sesgar el mercado. Un negocio necesita tener muy claro cual es su producto o servicio y a quién va dirigido. Casi siempre cuando emprendemos es porque descubrimos una necesidad y vamos a solucionar un problema o un dolor, o facilitaremos algo a alguien; ese alguien tiene ciertas características que a ti te interesa para poder venderle.

Puedes sesgar primero por nicho, por ejemplo: Nutrición. Después segregas por micronicho: Alimentación Sin gluten. También puedes cerrarlo a hombres/mujeres, o edad etc. Entre más segmentado este tu mercado es mejor.

4.- Servicio al cliente

Desatender el servicio al cliente provoca que más del 50% de los clientes deje de consumir, lo que impactará directamente a tu flujo de efectivo, ventas e ingresos. No importa qué tan buena sea tu publicidad, recuperar un cliente insatisfecho es realmente difícil. ¿Qué hacer entonces para evitar la catástrofe? Capacita a tu personal, ten feliz a tus empleados, contrata personal con carisma, crea procesos, crea sistemas y recuerda que cada cliente es el vocero de tu marca y puede convertirse en un cliente frecuente.

Por sistema me refiero a un protocolo en el que se sabe qué hacer cuando el producto llega roto, o la presentación no le gustó, estaba dañado, no era del tamaño correcto, etc. Una buena área de servicio al cliente no solo es contratar buenas personas y que estén capacidades, sino que cuenten con un sistema en donde sepan cómo se siente el cliente. Por ejemplo, crear un sistema en donde los comentarios de los clientes se canalicen a los departamentos correspondientes, se les dé seguimiento, si identifique el problema y se solucione antes de que se convierta en queja, o en algo peor…perdida del cliente para siempre.

No todo es malo. Muchas veces las malas experiencias con un buen trato hacen que el cliente te adore por siempre. Trata de aprovechar las inconformidades en oportunidad.

5.- No pagarte

Cuando empieces a notar que trabajas sin parar y cuando tienes ingresos se van en dos segundos para pagar a los empleados, comisiones de ventas, la renta y cuando revisas cuanto es tu ganancia, resulta que no te queda prácticamente nada.

Ese desgaste hará que las cosas sean pesadas, el ambiente de trabajo se vuelva tedioso y que exista la posibilidad de que el esfuerzo no valga la pena. El error de no pagarte a ti mismo puede hacer que termines cerrando tu empresa.

Este tema sobre que errores tenemos que evitar al emprender es muy extenso, te recomiendo esperar la siguiente edición para que no te quedes sin saber los siguientes puntos.

Si necesitas asesoría o capacitación en estos temas, no dudes en contactarme, mis redes @SuzelleMorris y mi correo hola@suzellemorris.com

Cuéntanos que te parecen estos errores ¿te ha pasado? y déjanos tu comentario, esto ayudará a muchos otros emprendedores

Sígueme en Instagram, YouTube y Facebook como @SuzelleMorris para recibir información y motivación que necesitas para emprender y hacer negocios con éxito.

#haztumentemillonaria

Suzelle Morris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *