EL CAMINO DE UNA EMPRENDEDORA TIC

Angela Pinzon una mujer que ha recorrido un camino como emprendedora en tecnología comparte hoy con nosotros su experiencia y sus aprendizajes:

¿Cuál fue tu primera experiencia como emprendedora y cuál fue tu mayor aprendizaje?

Después de haber decidido ser ingeniera electrónica, luego de un poco más de un año de experiencia como empleada creé mi primera empresa: Un proveedor de servicios de internet, desarrollando antenas con materiales de uso común como tubería de gas y perfiles de construcción para llevar conectividad a personas que nunca en su vida habían usado internet, un derroche de creatividad en desarrollo de producto para salir a explicarle a alguien que no sabe lo que es el internet y que cree que no lo necesita que quieres que te pague por brindarle ese servicio… De esa experiencia tuve un aprendizaje maravilloso sobre el mercado de las TIC: Cuando tienes un producto demasiado innovador debes luchar contra el status quo de tus clientes, y una buena estrategia es esta: En primer lugar están los clientes punta de lanza, esos que se arriesgan a tener algo de última tecnología solamente porque les encanta probar cosas nuevas y poder decir que fueron los primeros, esos clientes son un tesoro, y están en alguna parte, hay que buscarlos bien; en segundo lugar están los que quisieran pero dudan, con ellos hay dos armas que nunca fallan: tu poder de convencimiento y el testimonio de los primeros clientes; En tercer lugar pero el más importante: la masa, y es a ese punto que hay que llegar: Con la buena tecnología siempre llega un momento en que se vuelve de uso común, para ese momento por lo regular hay competencia en el mercado, y para competir se necesita calidad, en realidad puedes bajar tus precios cuanto quieras pero en el medio TIC sólo se masifican los productos de muy alta calidad.

Mi Internet Service Provider fue un difícil reto que terminó en una venta total de las acciones a un precio bastante bajo. La razón: Inexperiencia: Cuando tuve que competir vi letreros tan grandes tan grandes en mis competidores que la verdad tuve miedo, pensé que contra ellos no iba a tener nada que hacer, pensé que ellos que tenían todo el dinero y el reconocimiento internacional me iban a aplastar en uno o dos meses, pensé y pensé y creé límites frente a mí que quizá ni siquiera existían. Hoy sé que si hubiese perseverado mi ISP hubiese podido llegar mucho más lejos, y quizá haberla vendido a un precio mucho mejor justamente a una de esas grandes empresas que me competían. Lo seguro es que aprendí.

¿Por qué al vender esa primera empresa no emprendiste de nuevo?

Bueno, existe la presión social, hay que producir “ser alguien” así que me empleé de nuevo, vino el matrimonio… era una época para otra cosa, disfruté absolutamente mi labor de madre, me hice psicopedagoga, fui maestra y mantuve siempre un camino espiritual claramente marcado, podría parecer que eso no viene al caso, pero en realidad hoy tengo claro que el camino del éxito requiere también disciplina espiritual, porque para sobreponerse a los duros momentos por los que se pasas como emprendedor se necesita fortaleza interna, y bueno como mujer sé que me hace falta alimentarla a diario dentro de mi, tal vez sea por eso que el emprendimiento es algo que fluye con más naturalidad en el masculino, porque por naturaleza son más fuertes, y reconocerlo no me hace menos, me conecta con la realidad. Y aunque en ese momento no lo sabía, ese camino espiritual me estaba preparando para todo lo que vendría después.

¿Cuándo nace entonces la siguiente empresa y qué nuevos aprendizajes te ha traido?

Después de esos años maravillosos de ser madre, de haber visto crecer a mi hijo y acompañado sus momentos de primera infancia, sentí que había llegado el momento de volver emprender, esta vez con una mayor motivación: mi hijo por el que daría mi sangre, mi vida y mi muerte, él ya no necesitaba del 100% de mi tiempo, y yo necesitaba darle una imagen digna de ser imitada.

Así en 2014 nació DASHFLEET un emprendimiento con un propósito claro: Hacer que la experiencia de viajar en transporte público sea agradable, deseable, de tal manera que muchas personas prefieran el transporte público que sacar su auto, y al mismo tiempo hacer que las empresas de transporte se hagan más rentables. DASHFLEET logra este objetivo por medio de cinco servicios: Entretenimiento abordo: Una posibilidad para que los pasajeros vean contenidos de entretenimiento durante el viaje; Video Seguridad: Para que viajar en el transporte público no sólo sea agradable, sino seguro; Sistema de ayuda a la explotación SAE: Asegura que la operación sea optima, puntual y más rentable; Conteo de pasajeros: Asegura que el 100% del recaudo llegue al bolsillo del transportador; Detección de sueño en conductores: Un sistema que salva vidas.

Con todo esto y luego de muchos meses de desarrollo de producto asumo la gerencia en septiembre de 2017  y a partir de ese momento DASHFLEET alcanza un crecimiento de 300% en 2018 y del 700% en 2019, un éxito que estuvo acompañado de reconocimientos entre los que se encuentran haber sido finalista de WeXchange en Lima Peru, el primer lugar en los premios Ingenio 2018 en Colombia como mayor innovación empresarial y primer lugar en el Latam Mobility Summit Mexico.

En diciembre de 2019 y por diferencias entre los socios, tomé la decisión de salir de DASHFLEET. Una muy difícil decisión, dejar la empresa por la que había trabajado cinco años, en la que había dejado el corazón y el trabajo de mucho tiempo. Pero hay momentos en los que sabes que debes tomar otro camino, curiosamente me encontré con que las mismas personas que me dijeron que era una locura dejar el trabajo estable y emprender, me dijeron ahora que era una locura dejar la empresa, pero escuchar a mi ser interno antes que a los demás era un aprendizaje ya viejo en mí, así que vendí mis acciones a mi socio co-fundador quien asumió la gerencia el 12 de diciembre de 2019. Sé que DASHFLEET ha quedado en buenas manos, y deseo de todo corazón que siga creciendo y dando al mundo ciudades más amables para vivir.

En cuanto a los aprendizajes con DASHFLEET, bueno, creo que son incontables, compartiré con ustedes algunos de ellos:

– Aprendí que dirigir un grupo de personas requiere ser un gran líder, digno de ser seguido.

– Aprendí que la lealtad de un empleado no se paga en el salario, hay que ganarla.

– Aprendí que en la medida que una empresa crece, crecen también las situaciones por solucionar, crece el número de personas, crecen las obligaciones tributarias, las necesidades financieras, el tamaño de los proyectos, la nómina… y por lo tanto necesitas crecer por dentro para poder enfrentar las situaciones.

– Aprendí que es mucho más difícil superar los propios miedos que las situaciones externas.

– Aprendí que nada se puede lograr en soledad, siempre hay que rodearse de quien te da luz, en ese sentido yo agradezco especialmente a Andrés Barreto, Jessica Mercedes, Johanna Harker, Edwin Casallas, Miguel Vallone y muchos más, porque su apoyo fue fundamental en el proceso.

– Aprendí que un empresario no puede quedarse mirando únicamente los problemas internos de la empresa para solucionarlos, sin importar qué tan grandes sean siempre hay que seguir mirando hacia afuera, ver lo que pide el mercado, lo que hace la competencia, lo que piensan los clientes, y sobre todo jamás dejar de mirar ese punto al que quieres llegar, porque si ya está demasiado cerca es el momento de soñar un poco más grande.

¿Y ahora que no estás en DashFleet qué viene para tu vida?

Bueno, es demasiado conocimiento para desperdiciarlo. He decidido emprender una vez más,  me encuentro trabajando en un nuevo proyecto, acerca del cual no te puedo contar muchos detalles debido a que se encuentra en proceso de desarrollo de producto, pero puedo contarte algunas cosas: su nombre es PERTENEZCO, es una empresa en la que por primera vez voy a reunir todo lo que soy: Ingeniera, psicopedagoga,  emprendedora, maestra,  pero sobre todo es la primera vez que conjugo mi camino espiritual con la tecnología y el emprendimiento, hay tanto de mi en este proyecto que siento que está muy vinculado con mi destino, realmente es algo que me apasiona, siento que todo lo anterior fue para esto, es algo que me conecta con esa frase de Goethe que dice “Todo aquello que puedas hacer, o que sueñes que puedes hacer, comiénzalo, el coraje encierra en sí el genio, el poder y la magia”.

Así que aquí estoy, sacando mi coraje femenino para volver a empezar, para volver a nacer, para hacer posible la magia de crear una herramienta tecnológica que pueda brindar a la humanidad un poco de luz. una que te hará preguntarte: ¿Perteneces?

Angela Pinzon

 CoFounter CEO

            

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *